Roberto Farías / Diálogo post película PERKIN

Roberto Farías vuelve a incursionar como director, realizando su tercer largometraje. La película nos cuenta dos días de las vidas de un grupo de hombres, trabajadores, representativos de la clase media baja, que intentan sopesar las tardes en la capital. Están de fiesta porque El muñeca (Sebastián Layseca) ha recibido una gratificación por parte de su jefe y decide invitar al grupo a festejar. La película transcurre desde el momento en que comienzan a juntarse, en una plaza, luego en una cervezería, para terminar la noche en una casona residencial de mala muerte. Todo ello se visibiliza con el foco puesto en la psicología de los personajes, en su deambular y en sus quejas sin destino, en una exageración teatral que bordean incluso lo esquizofrénico. La relación con el trabajo, las mujeres y la pareja, la ciudad y la memoria, se insertan en un submundo de lo cotidiano en que todo está enrarecido por un tedioso malestar, pero apaciguado por el goce alienante y vacío del momento.